Cantar implica usar todo tu cuerpo: respiración, resonancia, posición, actitud… Es el instrumento musical más delicado (es tu propio cuerpo) y por ello, el más íntimo y personal de los instrumentos ya que es inherente a ti. Desde el lírico hasta el moderno, cantar es una de esas disciplinas que a todo el mundo apasiona.