Es la base de toda construcción musical. La experiencia nos ha demostrado que, pese a no ser de los más demandados, quien lo prueba una sola vez se enamora de su fuerza, sonido e importantísima función dentro de la jerarquía musical. Técnicas como el slap y el tap hacen de él un instrumento rico en recursos sonoros.